¡Más madera!

¿Porqué la valentía de anunciar ahora la subida de impuestos? Con ZP contrarrestando los hechos nacionales con su importante papel como líder global. Cuando Salgado acaba de volver del G-20.

Por tontos que podamos ser los ciudadanos, y lo somos, ya sabemos que todo estaba resuelto desde antes de marcharse y la fecha de la decisión se marca con criterios estratégicos mientras nuestro Presidente está luciendo palmito en el centro del imperio. Simultáneamente nos comunican también la Ley del Aborto, gestionada por Igualdad, no por Sanidad, para que el debate vaya directamente por el terreno de la ideología.

Todos hemos oído hasta el hartazgo eso de que la subida de impuestos la soportarían principalmente las rentas altas. Jeje. Claro, todos sabemos que las rentas altas pagan mas IVA que los demás cuando compran, por ejemplo, una entrada para el cine, o hacen la compra en el súper. Y como estos tíos tienen una vista económica increíble han decidido que como el consumo está en una situación de depresión desde hace demasiados meses lo mejor para animar a la gente a comprar es subir los impuestos que gravan la compra. Un dato: este año el Estado lleva recaudado por IVA un 40% menos que el año pasado. La caída del consumo es más que evidente. Por eso es buena la subida de precios que traerá el incremento del IVA. Es que ZP y su cuadrilla son geniales. Parece que de economía saben menos que los Siete Niños de Ecija.

Las rentas bajas y medias, que eran las más beneficiadas por la deducción de 400 euros, ya pueden ir preparándose para la próxima declaración de la renta. Seguro que se divierten viendo el resultado. Y para rematar el cuadro retiran la deducción por adquisición de vivienda y suben la tributación del ahorro. Pero a las Sicav no las tocan porque, dicen, “muy probablemente” sus partícipes verán incrementada su tributación desde el 18% al 21%.

Ahora quedamos a la espera de que en diciembre nos echen otro kiki impositivo con lo que ya llaman “fiscalidad verde”, que parece que estará incluido en el maná que nos llegará con la Ley de Economía Sostenible.

Si hay que subir los impuestos, que los suban. Si hay que pagar más por cualquier cosa, pagamos. Pero por Dios, que dejen de llamar solidaridad a algo que se hace por la fuerza: por Ley.

Una cosa más me sorprende. Decía la Ministra del ramo: “En 2009 no ha habido modificación de los impuestos y la demanda interna ha sido muy baja. Creemos que es la confianza la que más influye en el consumo y creemos que ya se haya consolidado para entonces”. Coño, creen que hay un parámetro determinante de la situación y creen que ese parámetro se recuperará el año que viene. Genial. ¿Y si no? Esto es lo que se llama política voluntarista, aunque mi Leire diría “política voluntariosa”.

No obstante, como hay aún que aprobar los Presupuestos en el Congreso, y hay que negociar las mayorías, dice Salgado que está abierta a cambios.

Y mientras se produce todo esto el país está sumido en un profundo debate sobre las fotos de las hijas de Zapatero. Qué casualidad. Por cierto, una de ellas tiene 16 años, es decir, que entraría en la mayoría de edad para determinados supuestos. No obstante lo cual, Papá Presidente decía textualmente ayer en una rueda de prensa refiriéndose a la cuestión de la privacidad de sus hijas: “preservar la intimidad de mis hijas menores”, “porque esa es nuestra decisión” (refiriéndose a sí mismo y a su esposa), “entiendo el deseo de los medios, pero son menores”. Parece, pues, que el asunto de los menores es algo más delicado de lo que nos quieren hacer ver con algunas propuestas.