Receta de pavo al whisky.

Ingredientes:

Un pavo de unos tres kilos, una botella de whisky, unas tiras de  panceta, aceite de oliva, sal y pimienta.
Preparación:
Paso 1.-Rellenar el pavo con la panceta, atarlo, salpimentar y  echarle un chorrito de aceite de oliva.
Paso 2. – Precalentar el horno a 180 grados durante diez minutos.
Paso 3. – Servirse un vaso de whisky para hacer tiempo.
Paso 4. – Meter el pavo al horno.

Paso 5. – Servirse otro vaso de whisky, bebérselo y mirar al horno con ojos ligeramente extraviados.

Paso 6. – Boner el terbostato a 150 gramos, grados, y esberar veinte binutos.
Paso 7. – Servirse odro paso, odros pasos.
Vaso 8. – Al cabo dun drato, hornir el abro bara condrolar y echar  un chodretón de pavo al güisqui y odro güisqui a uno bisbo.
Baso 9. –  Darle la vuelta al babo y quebarse la bano al cerrar  elordno, ¡bierda!…
Passso 10.- lntentarr sentarrse en una silla y serbirrrse unosss chupitosss bientras pasan los binutos.
Parso 11.- Retirar el babo del horrrno y luego regotgerrrlo del suelo  con un brapo, ebujindolo a un blato, bandeja o ssimilarrr.
Faso 12.- Rombersse lacrissma al refalar en la grasssa.
Paasso 13.- Indendar lebandarse sin soltarr la bodella y dras varios indendods, decidrir que en el suelo sestá de gojones.
Paasso 14. – Apburar la potella y adrastarse hazta la caaama.  Dormirse.
Paso 15.- A la mañana siguiente, tomar abundante café para el inexplicable dolor de  cabeza, comerse el pavo frío con un cazo de mahonesa para que no esté tan seco y el resto del día dedicarlo a limpiar el estropicio organizado en la cocina el día anterior.
¡¡Que aproveche!!

Autor: Ricardo Vidal López

Mi experiencia está muy centrada en dos sectores: la formación y la seguridad. Para ambas cuestiones el estudio y el análisis son determinantes; el mundo cambia con rapidez y hay que adaptarse a ello. Y la mejor manera de hacerlo es a través de la innovación. Innovar no es sacar cosas de la chistera; innovar es mirar atrás para mejorar delante. Yo echo la mirada atrás a través de la lectura de la historia, de las ciencias sociales en general, de la literatura o el cine, y de casi cualquier otra cosa que mueva mi curiosidad. Es complicado establecer narrativas futuras cuando se ignora qué significa narrativa y aún peor cuando se desconoce la narrativa en la que cada cual anda inmerso: no se puede construir sin cimientos.