Francisco de Quevedo: “… conciencia de mercader…”.

“… conciencia de mercader es como virgo en cotorrera, que se vende sin haberle”.
Vida del Buscón.