Alberto Moravia: “Luego, ella se marchará…”.

“Luego, ella se marchará con aquel paso ondulante y frívolo propio de los tacones exageradamente altos y de la falda excesivamente estrecha”.