Erasmo de Rotterdam: “Es la mujer un animal…”.

“Es la mujer un animal inepto y necio; pero, por lo demás, complaciente y gracioso. De modo que su compañía en el hogar suaviza y endulza con su necedad la melancolía y la aspereza de la índole varonil”.
Elogio de la locura.