Henrik Ibsen: “Las verdades que acepta…”.

“Las verdades que acepta la mayoría no son otras que las que defendían los pensadores de vanguardia en tiempos de nuestros tatarabuelos. Ya no las queremos. No nos sirven. La única verdad evidente es que un cuerpo social no puede desarrollarse regularmente si no se alimenta más que de verdades disecadas”.

Un enemigo del pueblo.