Villiers de L’Isle-Adam: “… la vieja esperanza susurraba…”.

“… la vieja esperanza susurraba en su alma ese divino “tal vez” que nos consuela en las horas de peor dolor”.

La tortura de la esperanza.