Félix Grande: el fuego y la palabra.