André Gide: “No se puede…”.