Anton Chejov: “Cuando me veo…”.

“Cuando me veo precisado a acompañar a una señora o a una señorita siéntome como un gancho, del cual pende un gran abrigo de pieles”.

Anton Chejov

El hombre irascible.