El sillón.

– Y éste es el sillón en el que me siento a menospreciar.

– Parece cómodo.

– ¡Qué sabrás tú!

 

– ¿Y vosotros? ¿Cuándo os animáis a tener un hijo? Ahora es el momento…

– ¿Por? ¿Han bajado de precio?

 

– Bueno mamá, todo listo. Me voy.

– Anda, dame un beso. Ten cuidado, y no te olvides de escribir.

– Eso espero, es un conocimiento básico.