Lo bueno, si breve…

Casarte es como ir a un restaurante con amigos. Pides lo que deseas, y cuando ves lo que el otro tiene te gustaría haber pedido eso.