La princesa prometida (“The princess bride”). Rob Reiner, 1987.

la princesa prometida“Hola, me llamo Iñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate a morir”.

La princesa prometida” está basada en una novela del mismo título escrita por William Goldman, autor también del guión. La película fue dirigida por Rob Reiner en 1987.

Continuar leyendo “La princesa prometida (“The princess bride”). Rob Reiner, 1987.”

Incultura. Ignorancia. Estupidez.

Son sin duda alguna tres rasgos caracteriológicos muy importantes en las mentes de quienes prohibieron hace unos días el homenaje literario a Agustín de Foxá en Sevilla.

Pero no conformes con ello, hoy se pública una entrevista de Felipe Alcaraz en ABC en que afirma que la obra de Foxá “no tiene calidad”. No conforme aún, se echa una pajilla, como se dice en Granada, y dice que él tiene “categoría intelectual suficiente” para juzgar a Foxá puesto que don Felipe es profesor de literatura. Pues mi opinión, que por supuesto, no es humilde, es que si su calidad como profesor está a la misma altura que sus declaraciones los chavales estarán mejor y aprenderán más en un botellón que asistiendo a sus clases.

Afirmar como afirma el Presidente Ejecutivo (cargo de inequívoca resonancia capitalista) del Partido Comunista que «Foxá sólo es conocido por su hiperactividad franquista» es o mentir o no tener ni puñetera idea de lo que está diciendo.

Continuar leyendo “Incultura. Ignorancia. Estupidez.”

Matar a un ruiseñor (“To kill a mockingbird”). Robert Mulligan, 1962.

matar a un ruiseñor

“Que no olvidase que matar a un ruiseñor era un grave pecado” porque “los ruiseñores no hacen otra cosa que cantar para regalarnos el oído”.

Comienzo por el principio: los títulos de crédito. Que maravilla; esos objetos que se nos muestran nos ofrecen la clave de la película: los recuerdos desde una visión infantil. “Matar a un ruiseñor” esta narrada desde el punto de vista de la hija del protagonista; desde sus recuerdos, ya adulta. Nos encontramos pues con una mirada inocente sobre los hechos que se relatan.

Continuar leyendo “Matar a un ruiseñor (“To kill a mockingbird”). Robert Mulligan, 1962.”

El buen pederasta.

Hace tres décadas Polanski usó sexualmente, tras haberla drogado, a una niña de 13 años. Entonces aceptó su culpabilidad, pero aprovechó una salida tras más de un mes de internamiento y se fugó a Europa. Y lo han cogido ahora. Y claro, se organiza el cacao padre. Porque, Roman Polanski, no está solo a lo que parece. Más de 700 miembros de la casta de los artistas, entre ellos nuestros Almodóvar, Sabina y Penélope Cruz, “exigen” su liberación inmediata mediante un infecto manifiesto. Según los firmantes “es un caso de moralidad”. La Alianza Mundial del Cine ha declarado su apoyo al cineasta franco-polaco: “Detenerlo en vísperas de una presentación es imperdonable”. Ya se sabe, primero el comercio, después la justicia. Si es que es pa’ matarlos.

Continuar leyendo “El buen pederasta.”

My fair lady. George Cukor, 1964.

“The rain in Spain stays mainly in the plain”, ¡qué peli más bonita! Está basada en la obra de teatro que Alan Jay Lerner y Frederick Loewe realizaron sobre la obra que el incisivo y ácido George Bernard Shaw escribió sobre el antiguo mito de Pigmalión. Pigmalión, rey de Chipre y buen escultor, realizó una imagen de Galatea. Y la hizo tan bella que se enamoró de la estatua. Rogó a Afrodita que le diera vida para poder amarla en la vida real. Y Afrodita le concedió el deseo.

my fair lady

Continuar leyendo “My fair lady. George Cukor, 1964.”

Las cuatro plumas (“The four feathers”). Zoltan Korda, 1939.

Una gran película de aventuras. Una gran película bélica. Una gran película de amor. Todo esto, y algo más, es la película rodada por Zoltan Korda en el año 1939 basada en una novela victoriana de Alfred Edward Woodley Mason. El honor y la cobardía, la lealtad y el amor son los grandes asuntos de que trata esta maravillosa película.

Podemos distinguir claramente dos partes en esta película. En la primera nos presenta a los personajes, con una gran perfección en el trazo de cada uno de ellos y de sus motivaciones. La segunda parte es la aventura, las diversas situaciones por las que van atravesando cada uno de ellos. El ritmo de la narración es sensacional y esta perfectamente sostenido.

Continuar leyendo “Las cuatro plumas (“The four feathers”). Zoltan Korda, 1939.”

Testigo de cargo (“Witness for the prosecution”). Billy Wilder, 1957.

Otra película de las de verdad. Está basada en una obra de Agatha Christie. Dirigida por uno de los grandes, Billy Wilder, que aquí emula a Hitchcock, consiguiendo una gran película de intriga y suspense. Te mantiene pegado a la silla durante todo el metraje y además tiene un final soberbio e inesperado. Quizá uno de los mejores finales del cine. Afortunadamente en esta película se cumplen los diez mandamientos de Billy Wilder: ” Los nueve primeros dicen: ¡No debes aburrir! El décimo dice: tienes que tener derecho al montaje final de la película.”.

testigo de cargo

Continuar leyendo “Testigo de cargo (“Witness for the prosecution”). Billy Wilder, 1957.”

Centauros del desierto (“The searchers”). John Ford, 1956.

Espero que nadie discutirá que es uno de los grandes western de la historia. Dirigida por el prodigioso e infatigable John Ford, creador del género, de sus paisajes y su mitología. Impresionante autor de un puñado impresionante de impresionantes películas.

cartel centauros

Continuar leyendo “Centauros del desierto (“The searchers”). John Ford, 1956.”

¡Más madera!

¿Porqué la valentía de anunciar ahora la subida de impuestos? Con ZP contrarrestando los hechos nacionales con su importante papel como líder global. Cuando Salgado acaba de volver del G-20.

Por tontos que podamos ser los ciudadanos, y lo somos, ya sabemos que todo estaba resuelto desde antes de marcharse y la fecha de la decisión se marca con criterios estratégicos mientras nuestro Presidente está luciendo palmito en el centro del imperio. Simultáneamente nos comunican también la Ley del Aborto, gestionada por Igualdad, no por Sanidad, para que el debate vaya directamente por el terreno de la ideología.

Continuar leyendo “¡Más madera!”