La nada y el caos.

El reconocimiento expreso de la falta de oferta que el Partido Popular realiza en su vídeo propagandístico de cara a las próximas elecciones europeas es alarmante. Cajones vacíos también de planes, de proyectos, de ideas; cajones vacíos de futuro, cajones vacíos de Europa. Si todo lo que el PP es capaz de ofrecernos es esto y la estúpida defensa que hace un par de días realizaba alguno de sus próceres del impresentable Cardenal Rouco Varela yo les deseo con todo cariño que no saquen, porque de eso se trata, de sacar, ni un solo eurodiputado.

Continuar leyendo “La nada y el caos.”

Escandalosamente idiotas.

Lo de la “crisis moral” de la sociedad viene a ser una especie justificante político para que nadie se haga responsable de los fracasos en la gestión gubernamental. Hoy tenemos el ejemplo en Francia, donde François Hollande ha espetado lo de la “crisis cívica y moral” para afrontar el sonoro batacazo electoral de ayer. El terremoto municipal ha dejado un cambio inmediato en el Gobierno de Francia destinado a evitar la tragedia en las próximas elecciones europeas. La abstención ha marcado un récord y los partidos que están en los extremos del arco político han mejorado notablemente sus anteriores resultados.

Continuar leyendo “Escandalosamente idiotas.”

Cosas de curas.

Prueba incontrovertible de que la Iglesia es la Iglesia la gobierne quien la gobierne es el último disparate del portavoz de la Conferencia Episcopal Española, el señor Gil Tamayo, equiparando a la ONU con una Inquisición laica. Cada vez que escucho alguna patibularia declaración eclesiástica me viene a la memoria aquel quevediano Aldrobando Anatema Cantacuzano, “docto a oscuras y graduado en tinieblas”. Por cierto que hace unos días decía también este hombre a propósito del aborto que “la eliminación de un ser inocente nunca es la solución a un problema porque, en ese caso, acabaríamos en el mundo con el hambre, eliminando a las personas, y así se tocaría a más”. No soy médico, pero me atrevería a diagnosticar que el mosén padece una diarrea silogística crónica.

Continuar leyendo “Cosas de curas.”

Al progreso en bicicleta.

Hoy, tras casi tres días agónicamente tumbado en el lecho del dolor debido a una lumbalgia, he hecho el muy masculino esfuerzo de bajar al bar a almorzar y a leer el periódico: unos sabrosos espaguetis recién hechos y unas noticias insulsas y frías como unas tostadas de ayer.

El principal titular que ha fastidiado mi digestión ha sido éste:“La Junta ve en la bicicleta una palanca para el cambio de modelo productivo”, excretado por el inefable talento político de la Consejera de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía, Doña Elena Cortés.

Continuar leyendo “Al progreso en bicicleta.”

Sexercise.

Hoy quiero hablar de sexo. Si, sexo. Veréis, no es que vaya a contar alguna de las mil aberraciones que se me ocurren sobre el asunto o loar mi ya extinta capacidad amatoria. No, no va de eso. Es que me acabo de enterar que existe un palabro, inglés, sistólico y contraído, naturalmente, como todo lo que se pone de moda en este bobo mundo digital: sexercise. Obtengo la primera información de tan vital cuestión en el católico diario ABC.

Continuar leyendo “Sexercise.”

Esa puta vestida de verde.

Así llamó Cortázar a la esperanza. En España llevamos unos años oscilando como un cencerro entre la desesperación y el hastío. Si Zapatero fue el insulso líder de una política feérica, Rajoy lo es de otra constelada de drama y tragedia, puesto que don Mariano, como Pandora, cerró su ánfora antes de dejar salir a la esperanza. Sus últimas medidas lo demuestran como también demuestran que este Gobierno es refractario a una idea de democracia laica y no militarizada.

Continuar leyendo “Esa puta vestida de verde.”

España entre extremos.

Leyendo uno la prensa estos días de pedreas y salud parece que España se divide en abortistas y antiabortistas, y ya dependiendo de cada periódico uno puede estar entre los machistas retrógrados o los progresistas defensores de la mujer o bien entre los asesinos de niños y los partidarios de la vida. Una vez más me veo entre dos Españas.

Continuar leyendo “España entre extremos.”

Campañas y orquestas.

Nunca me ha satisfecho la influencia de las rapaces manos de la Iglesia Católica en la vida política de nuestro país, por ahora España. Pero menos aún me satisface que en este barullo generalizado, donde todo se mezcla sin dosificar, se le dé a esa influencia un valor que no debería tener en ningún caso. Mientras Francisco actúa como Gran Calafate de la Institución, en España se continúan produciendo errores de concordancia moral entre la petición de un Rouco pidiendo la regeneración ética de España y el arzobispo de Granada con sus dislates ya habituales. Conste que a mí se me dan tres higas que se publique o no el libro “Cásate y se sumisa”. Sólo la primera palabra del título ya me echa para atrás. En cualquier caso, si habitualmente creo poco en las prohibiciones, aún lo hago menos si están referidas a libros.

Continuar leyendo “Campañas y orquestas.”

España en 17 mitades, o cuando el Todo es menor que la suma de sus partes.

españaHace ahora 25 años que leí la “Metafísica” de Aristóteles. A todos os sonará; fue él, ahí, quien hablaba de que el Todo es mayor que la suma de las partes. Pero afirmaba algo más interesante aún: que unas cosas “pueden existir sin las otras según la generación, por ejemplo el todo sin las partes; y otras, según la corrupción, por ejemplo la parte sin el todo”. Esta corrupción, no referida a su acepción política, es putrefacción, degradación. Y algo así está ocurriendo con el Estado al que las corrientes contrapuestas de la globalización, la emergencia a un tiempo de lo global y lo local, presionan con fuerza, como si fueran dos pulgares apretando un forúnculo. Y todos sabemos lo que pasa entonces.

Continuar leyendo “España en 17 mitades, o cuando el Todo es menor que la suma de sus partes.”

Nacionalitis.

nacionalismoContemplo divertido, aunque reconozco que con algo de preocupación, este nuevo epifenómeno de la nacionalitis. Es, como puede entender cualquiera, uno de los subproductos de la crisis que llevamos años padeciendo. No es el único; hay otros como la resurrección de Franco a manos de sus modernos enemigos ideológicos, algunos de los cuales, por cierto, comenzaron sus carreras profesionales, sin gestos de protesta, en los últimos 15 ó 20 años del Caudillo. Y eso heredaron, el caudillismo.

Continuar leyendo “Nacionalitis.”