Pelos.

Debido a ciertos problemillas, un medico le receta a una mujer testosterona (una hormona masculina, por si alguien no lo recuerda). Esta mujer vuelve a la consulta al cabo de unas semanas.
– Doctor, doctor, estoy preocupada por los efectos secundarios que me esta produciendo la testosterona.
– ¿Como qué?
– Pues para empezar me esta creciendo bastante el pelo en sitios donde nunca antes me había salido.
– Bueno, pero eso es un efecto perfectamente normal y pasajero de la testosterona… ¿Dónde exactamente le ha salido este pelo?
– En los huevos.

Café y bollos.

– ¡Nena! Menea el culo rapidito y súbeme un café con dos bollitos, anda guapa. ¡¡Pero ya!!
Al otro lado del teléfono se oye una voz varonil que dice:
– ¡Gilipollas! Te has equivocado de extensión. ¿sabes con quién estás hablando? Estás hablando con el director general, ¡¡imbécil!!
Y el otro contesta:
– ¡¡Y tu que, explotador de los huevos!! ¡¡Pedazo de hijoputa!! ¿Sabes con quién estás hablando?
El director general responde:
– No.
Y el empleado contesta:
– Uff, menos mal… – y cuelga.

En el supermercado.

Dos hombres que se movían muy rápido en un supermercado se chocan con sus carritos. Uno le dice al otro:

– Perdóneme; es que busco a mi señora. 
– ¡Que coincidencia, yo también!, ya estoy  desesperado.
– Bueno tal vez le pueda ayudar. ¿Cómo es su señora?
– Es alta, de pelo castaño claro, piernas bien torneadas, pechos firmes, una figura preciosa, en fin muy bonita…….¿y la suya?
– Olvídese de la mía, vamos a buscar la suya.

El examen.

Una profesora universitaria estaba acabando de dar las últimas informaciones a sus alumnos sobre el examen final que harían al día siguiente. Terminó diciendo que no habría excusas para quien no acudiese al examen, a menos que se tratase de un accidente grave, enfermedad o muerte de algún pariente próximo.


Un gracioso que estaba sentado al fondo de la clase preguntó con ese típico aire de cinismo:
– De entre esos motivos justificantes… ¿podemos incluir el de extremo cansancio por actividad sexual?.
La clase explotó a carcajadas, mientras que la profesora aguardaba pacientemente a que todos se callasen. Entonces, ella miró al payaso y le respondió:
Eso no es un motivo justificativo. Como la prueba será tipo test, usted puede venir y marcar las cruces con la otra mano… o si no se puede sentar, puede contestar de pie.

La visita de la ministra.

Durante una visita al Instituto Psiquiátrico de Leganés, la ministra de sanidad le preguntó al director qué criterio se usaba para definir si un paciente debería o no ser internado.


– “Bueno” – dijo el director – “hacemos la prueba siguiente: llenamos una bañera de agua, luego ofrecemos al paciente una cucharita, una taza y un cubo y le pedimos que deje la bañera totalmente vacía.
En función de cómo lo haga, sabemos si hay que internarlo o no”.
– “¡Ah! Entiendo” – dijo la ministra.- “Una persona normal usaría el cubo porque es más grande que la cuchara y la taza”.
– “No, no”- dijo el director. – Una persona normal quitaría el tapón de la bañera.

Primer capítulo del Génesis traducido al gaditano.

Ar prinsipio to era oscuriá y Dió nuestro señó creó la lú. Asín le queó to enfocao, pero no había casi de ná y era aburrío. Entonse se rahcó la cabesa y se diho: Joé qué muermo, ví a creá argo máh grasioso. Y hiso lah planta vehetale y loh yerbaho.

Pero entoavía era soso er mundo y Dió se jartaba de eshar siesta porque aún saburría. Yahtá, pensó, haré loh animale pa que se meneen un poquiyo y me den argo de chou espestacular. Y hiso loh bisho. Le salieron de tó loh tamaño y colore, pelúo, plumao, carvo, con pata y sin pata, con diente y sin diente, manso y cabrone y de tó asín en generá.
Aluego lo que pasó es que Dió nuehtro señó no sabía cómo repartirloh pol planeta, que era entonse un paraíso terrená bahtante apañao, y desidió lo siguiente: Loh tiró a tos ar mar oseánico. A loh que nadaron loh yamó pescao y setáseo. A loh que se cagaron de mieo y se liaron a nadá como locoh hahta la oriya loh yamó animale terrehtre purmonare. A loh que se salieron de lagua volando y sehcondieron en loh árbole loh yamó pájaroh volaore. Y a loh que se ajogaron loh yamó cadávere.
Pero aún asín, Dió el supremo creadó der Universo, se seguía aburriendo. Y por eso hiso a lombre.
Elombre estaba solo y se mataba a pahillah, se refrotaba en loh árbole comun oso y le salían ronsha ener nabo genitá. Fué asín que le pidió a Dió que le hasiera una pareha como a loh demáh bisho, que estaban tóh ennoviaoh meno él. Dió se compadesió y larrancó de cuaho una cohtilla. Adán, que se llamabar tío, se retorsió como un sarmiento. Y si no, probá darrancarse una cohtilla y veréi. Y con la cohtilla le fabricó una hembra que se yamó Evarista, pero la yamaban familiarmente Eva pa que fuera máh corto. Adán y Eva se jartaban de foyá. Pero como tó lo repetío cansa, el Adán ar cabo de doh año, ya se liaba con toah lah mona y lah oveja y lah marrana del paraíso, con lo cuar la Eva le pidió la separasión mu enfadá. Como no estaban casaoh no se pudieron desepará y siguieron a lo suyo.
Pero ar cabo der tiempo, er Dió topoderoso, se vorvió a de aburrí, y se le ocurrió que pa que no fuera tó tan fásil ener paraíso, se tenía que inventá argo pa dal•le emosión. Entonse se sacó una ley que desía que to lo que había ener paraíso se podía comé menoh la manzana.Y ehtando un día la Eva y el Adán tocándose loh güebo como siempre debaho duna higuera, aparesío por entre lah rama una serpiente gorda, maha y hermosa que venía a ofreserleh una mansana cohonúa Gorden pa que la probaran. El Adán y la Eva que vieron aqueyo duna serpiente con una mansanan la boca, latisaron un peñaso y se la hisieron al horno. Dió nuehtro señó se dio cuenta de que labían desobedesío y antonse mandó un anhelote antidihturbio con porra de fuego y cahco de pluma pa que loh espursara der paraíso terrená y se fueran a tomá por culo….!!!
Y ahí sacabó la güena vida. La que hay ahora ya la conoséi ustede.
Y no me quiero poné de pesao pa quehto no resurte cansino, pero asín fue la cosa y por eso noh va como noh va.
THE END (tu bi cuntinuí, meibí) ( ya veremo)