Los descendientes (“The Descendants”). Alexander Payne, 2011.

Los descendientes.

Lo primero que destacaría de “Los descendientes” es su huida permanente de la sensiblería. Es una película con alma, con emociones, pero realizada desde un realismo contenido, que nos abraza desde la falta de ejemplaridad de sus personajes. A un ritmo pausado, pero constante, nos muestra cómo a partir de cierto momento y por una circunstancia concreta nos podemos ver en la situación de tener que reconsiderar nuestra vida. Se nos narra la perplejidad y la catarsis de su personaje principal; su brutal choque con una realidad a la que era completamente ajeno.

Continuar leyendo “Los descendientes (“The Descendants”). Alexander Payne, 2011.”