Laura. Otto Preminger, 1944.

Voz en off: “Nunca olvidare aquel fin de semana en que murió Laura”.
 
 
 

A pesar de que desde el inicio “Laura” fue un proyecto de Preminger, el jefe de la 20th Century Fox, el gran Darryl F. Zanuck, enemigo declarado del director austríaco decidió que el proyecto lo rodara Rouben Mamoulian. Pero no contento con los resultados, y tras intentar que se hicieran cargo de la dirección Lewis Milestone y Walter Lang, que lo rechazaron, no tuvo más remedio que colocar a Preminger al frente del rodaje.

Continuar leyendo “Laura. Otto Preminger, 1944.”

El viaje a ninguna parte. Fernando Fernán Gómez, 1986.

El viaje a ninguna parte.

¿Qué es la agonía? A esta pregunta se dedica la película. Agonía de una profesión y de sus gentes, agonía de un modo de ver la vida, que se extingue. El anacronismo que supone el cómico de la legua en la época de la expansión del cine; esa genuina lucha por la vida que es no comer si uno no trabaja un día; esa, en fin, agónica falta de espacio para una profesión que muere de muerte natural.

Continuar leyendo “El viaje a ninguna parte. Fernando Fernán Gómez, 1986.”

El hombre tranquilo (“The quiet man”). John Ford, 1952.

El hombre tranquilo.

¡Impetuosa!, ¡homérica! Qué tiene esta película que 60 años después de ser rodada mantiene toda su frescura. Posiblemente sea una de las mejores historias de amor del cine. Amor a Irlanda, a su paisaje y a sus gentes, amor entre Wayne y O’Hara. La sensibilidad de Ford en los planos y secuencias de esta película es realmente impresionante; el detallismo con que nos muestra los sentimientos del tranquilo Thornton y la irascible Mary Kate; el recurrente tema fordiano del hombre en busca del hogar, del hombre en busca de redención; la nostalgia de Irlanda, del origen,… Al igual que otras muchas películas de Ford ésta comienza con la llegada del protagonista al lugar donde se desarrollará la acción. Innisfree es un lugar donde el tiempo parece detenido y donde la represión inunda la costumbre. Un lugar que será un bálsamo para Wayne, y para nosotros.

Continuar leyendo “El hombre tranquilo (“The quiet man”). John Ford, 1952.”

Anatomía de un asesinato (“Anatomy of a murder”). Otto Preminger, 1959.

Anatomía de un asesinato.

Esta película gira entorno a una violación y un asesinato por “envenenamiento de plomo”. El abogado Paul Biegler se hace cargo de la defensa y en primer término debe conseguir una percha legal donde colgar la argumentación. “Un asesinato se defiende de cuatro formas. Número uno, no fue asesinato, fue suicidio o accidente. Número dos, usted no le asesinó. Número tres, estaba justificado, lo hizo para proteger su hogar o fue en defensa propia. Número cuatro, matarlo puede excusarle”. Cuando su defendido dice que “debía estar loco cuando cometió el crimen” encuentra la percha que necesita: la  locura transitoria.
Otto Preminger, el director, buscó intensamente en la década de los 50 un acercamiento al cine analítico. Y quizá es en esta película donde lo consigue con mayor éxito, puesto que, además, el tema, el proceso judicial, se lo pone en bandeja. La precisión y el detalle con que Preminger desgrana la acción es propiamente una lección de anatomía cinematográfica; todo está perfectamente pulido. Y ello sin perder un ápice de coherencia narrativa. Partiendo de un guión soberbio, Preminger dirige con una rotundidad impecable esta película. Además, una de las cosas que más me gusta película es cómo cuida la introducción de los personajes, con auténtico mimo.

Continuar leyendo “Anatomía de un asesinato (“Anatomy of a murder”). Otto Preminger, 1959.”