Escandalosamente idiotas.

Lo de la “crisis moral” de la sociedad viene a ser una especie justificante político para que nadie se haga responsable de los fracasos en la gestión gubernamental. Hoy tenemos el ejemplo en Francia, donde François Hollande ha espetado lo de la “crisis cívica y moral” para afrontar el sonoro batacazo electoral de ayer. El terremoto municipal ha dejado un cambio inmediato en el Gobierno de Francia destinado a evitar la tragedia en las próximas elecciones europeas. La abstención ha marcado un récord y los partidos que están en los extremos del arco político han mejorado notablemente sus anteriores resultados.

Continuar leyendo “Escandalosamente idiotas.”