El retrato de Dorian Gray (“The Picture of Dorian Gray). Oscar Wilde, 1890.

dorian

En ciertos aspectos es también esta novela un libro de proverbios. Los agudos y sutiles dardos que Lord Henry lanza sin cesar y sin errar contra la sociedad son quizá lo más conocido de “El retrato de Dorian Gray”. Pero la novela tiene una profundidad mayor: el tratamiento del bien y el mal, el mito de la eterna juventud, el hedonismo y, cómo no, el arte. Aprovecha Oscar Wilde para realizar otro retrato, el de la alta sociedad británica de la época victoriana, con su santificación de las formas y su doble moral. Esta novela participa del mito de Fausto como también del mito de Pigmalión.

Continuar leyendo “El retrato de Dorian Gray (“The Picture of Dorian Gray). Oscar Wilde, 1890.”

La fecundidad de lo inesperado.

proudhon

En 1993 señalaba Edgar Morin que el siglo XX había estado marcado “por la decadencia de las viejas solidaridades entre las personas y el desarrollo de nuevas solidaridades de la Administración para con las categorías sociales”. Y apuntaba que la decadencia de la familia estaba en el origen de ello, puesto que la familia era el sostén fundamental y primero de esta solidaridad.

Continuar leyendo “La fecundidad de lo inesperado.”

El culo del Emperador.

“La Iglesia enseña que el respeto hacia las personas homosexuales no puede en modo alguno llevar a la aprobación del comportamiento homosexual ni a la legalización de las uniones homosexuales. El bien común exige que las leyes reconozcan, favorezcan y protejan la unión matrimonial como base de la familia, célula primaria de la sociedad. Reconocer legalmente las uniones homosexuales o equipararlas al matrimonio, significaría no solamente aprobar un comportamiento desviado y controvertido en un modelo para la sociedad actual, sino también ofuscar valores fundamentales que pertenecen al patrimonio común de la humanidad”

Joseph Ratzinger y Angelo Amato,
Congregación para la Doctrina de
 la Fe, 3 de junio de 2003.

¿Debe el Estado definir qué es lo verdadero en el campo de la moral?, ¿y en lo sexual?. Mi opinión es que no. Voy a intentar argumentar mi posición usando para ello un asunto hoy efervescente: el matrimonio homosexual.

Poner adjetivos al matrimonio forma parte de la malhadada herencia que nos han dejado las relaciones de las iglesias con los estados. La obligación del Estado es proteger los derechos de los ciudadanos y de la sociedad; en ningún caso definir las esencias de los fenómenos sociales y/o naturales.

Continuar leyendo “El culo del Emperador.”

Más allá del bien y del mal.

Me decía ayer un amigo que siempre me meto con el PSOE y muy raramente con el PP, que se me ve el plumero. Por más que le intentaba explicar que nunca he tenido plumero, por más que le decía que viviendo donde vivo, Sevilla, me gobiernan los mismos en el Ayuntamiento, la Comunidad Autónoma y el Estado, y que estoy cansado de oir tontadas sobre la sostenibilidad, la igualdad, y la …dad, y de no ver ni una solución a ninguno de los problemas que tenemos; él me contestaba que estando como estamos sólo se puede estar a favor de los derechos, con el Gobierno, o en contra, con el PP. Lo interesante de su argumentación es que vuelve a poner sobre la mesa la ideología del enfrentamiento que el progresismo español lleva un tiempo promoviendo para escarnio de propios y extraños. Total, que al confirmarle yo lo que él ya pensaba, pero ajustando un poco mi respuesta a su necesidad de enfrentamiento, le dije que su argumento era falso, más aún, deliberadamente falso y que eso le convierte a él y a sus correligionarios en unos miserables.

Continuar leyendo “Más allá del bien y del mal.”