Ricardo Vidal López 22 marzo, 2013
Esto era un hombre que por costumbre llegaba a su casa muy borracho. Entonces la mujer decidió darle un susto y se compró un disfraz de Satanás. Un día el tío llega completamente borracho, se tira en el sofa y sale la mujer vestida de diablo, dando gritos y haciendo gestos. El tío sin inmutarse le dice
– ¡no me asustas sabes, estoy casado con tu hermana!