Ricardo Vidal López 25 abril, 2013

Se encuentran dos amigos y uno le dice al otro:
– ¿Qué te pasa, que estás muy abatido?
Y el otro le responde:
– Es que llevo mucho tiempo sin trabajo y debo como 50.000 euros, y cada vez que me ven mis acreedores me atosigan para cobrarme.
– ¿Sabes? -le responde el amigo- déjate barba y así no te reconocerán.
A lo que responde este:
-No puedo… ¡con barba debo 100.000!