Ricardo Vidal López 28 octubre, 2013
“Sólo nos debemos guiar por una cosa a la que debemos atenernos siempre: separa de tu vida todo lo que es trabajo y negocio. Los negocios exigen seriedad y rigor, la vida libertad y capricho. Los negocios exigen el más puro orden lógico, mientras que la vida a veces pide cierta inconsecuencia que la alegre y la anime. Si estás seguro en lo primero, tanto más libre podrás sentirte en lo segundo, mientras que si mezclas los dos, la seguridad se verá barrida y eliminada por la libertad”.
Las afinidades electivas.