Ricardo Vidal López 14 diciembre, 2013
“Hay que ser gilipollas para creer que se puede cambiar de vida, como si con cuarenta años todavía no supiéramos que no somos nosotros los que cambiamos la vida, sino la vida la que nos cambia a nosotros”.

La velocidad de la luz.