Amerrika (“Amreeka”). Cherien Dabis, 2009.

Amerrika.

Es una de esas típicas películas que pretenden un retrato crítico de la sociedad. Y en eso queda, en una mera pretensión; no se consigue en ningún momento atravesar la superficie de lo que se nos quiere mostrar. Según la propia directora, Cherien Dabis, su objetivo era “crear una sensación de autenticidad, realidad e intimidad”.  En mi opinión, y aunque la película tiene cosas buenas, Dabis no lo consigue.

Aunque no sea ni bueno ni malo en sí mismo, la película es bastante parcial en la presentación de los personajes no protagonistas.

Continuar leyendo “Amerrika (“Amreeka”). Cherien Dabis, 2009.”

La carretera (“The road”). John Hillcoat, 2009.

La carretera.

Tras la aplastante visión apocalíptica de esta película late, de forma constante, casi rítmica, la idea de que la esperanza es la propia vida. No se puede continuar vivo sin ella, como nos demuestra el personaje de Charlize Theron. Aquí esa esperanza es representada por el sur, por la costa. En esta desoladora película se dan cita varias cuestiones que, como en el cine clásico, atañen a la moral. Nos habla de la naturaleza humana puesta frente a sí misma, nos recuerda permanentemente que “el hombre es un lobo para el hombre”. La brutalidad de algunas escenas sirven para poner de manifiesto la multiplicidad de posibles comportamientos humanos que podría generar una situación como la que se describe. Y algo interesante, que vemos muy poco últimamente en el cine, es la conciencia de la moralidad, ese “fuego interior”, que es el que nos mantiene en lucha, que es quien hace que pase lo que pase continuemos caminando.

Continuar leyendo “La carretera (“The road”). John Hillcoat, 2009.”

Anatomía de un asesinato (“Anatomy of a murder”). Otto Preminger, 1959.

Anatomía de un asesinato.

Esta película gira entorno a una violación y un asesinato por “envenenamiento de plomo”. El abogado Paul Biegler se hace cargo de la defensa y en primer término debe conseguir una percha legal donde colgar la argumentación. “Un asesinato se defiende de cuatro formas. Número uno, no fue asesinato, fue suicidio o accidente. Número dos, usted no le asesinó. Número tres, estaba justificado, lo hizo para proteger su hogar o fue en defensa propia. Número cuatro, matarlo puede excusarle”. Cuando su defendido dice que “debía estar loco cuando cometió el crimen” encuentra la percha que necesita: la  locura transitoria.
Otto Preminger, el director, buscó intensamente en la década de los 50 un acercamiento al cine analítico. Y quizá es en esta película donde lo consigue con mayor éxito, puesto que, además, el tema, el proceso judicial, se lo pone en bandeja. La precisión y el detalle con que Preminger desgrana la acción es propiamente una lección de anatomía cinematográfica; todo está perfectamente pulido. Y ello sin perder un ápice de coherencia narrativa. Partiendo de un guión soberbio, Preminger dirige con una rotundidad impecable esta película. Además, una de las cosas que más me gusta película es cómo cuida la introducción de los personajes, con auténtico mimo.

Continuar leyendo “Anatomía de un asesinato (“Anatomy of a murder”). Otto Preminger, 1959.”

Malditos bastardos (“Inglourious basterds”). Quentin Tarantino, 2009.

Malditos bastardos. "Érase una vez... en la Francia ocupada por los alemanes de 1940". La película empieza maravillosamente, con el tema “The green leaves of summer”, compuesto por Dimitri Tiomkin, tema musical de “El Alamo” (John Wayne, 1960). Y de ahí a Ennio Morricone. Desde el principio nos informan de que vamos a ver una … Continuar leyendo "Malditos bastardos (“Inglourious basterds”). Quentin Tarantino, 2009."

Malditos bastardos.

“Érase una vez… en la Francia ocupada por los alemanes de 1940”. La película empieza maravillosamente, con el tema “The green leaves of summer”, compuesto por Dimitri Tiomkin, tema musical de “El Alamo” (John Wayne, 1960). Y de ahí a Ennio Morricone. Desde el principio nos informan de que vamos a ver una película a ritmo de western. Vale, esto me empieza a interesar.

El comienzo me hace recordar “Centauros del desierto”. Algunos, lo sé, me dirán que soy un exagerado y que veo Centauros por todas partes, pero la masacre de una familia y una niña que sobrevive…, en fin, no insisto. Pero me lo recuerda.

Continuar leyendo “Malditos bastardos (“Inglourious basterds”). Quentin Tarantino, 2009.”

Capitanes intrépidos (“Captains courageous”). Victor Fleming, 1937.

Capitanes intrépidos.

Película de aventuras y drama moralizante a un tiempo. De las que te ponen el pecho tierno. Muy del gusto del Hollywood de la época. Victor Fleming, el director, era un artesano del cine. Comenzó muy pronto en él; de hecho fue director de la segunda unidad en “Intolerancia” (David W. Griffith, 1916). Y posteriormente dirigió Fleming algunos grandes clásicos como “El mago de Oz” o “Lo que el viento se llevó”.

capitanes-intrepidos

Continuar leyendo “Capitanes intrépidos (“Captains courageous”). Victor Fleming, 1937.”

La princesa prometida (“The princess bride”). Rob Reiner, 1987.

La princesa prometida.

La princesa prometida está basada en una novela del mismo título escrita por William Goldman, autor también del guión. La película fue dirigida por Rob Reiner en 1987.

“Hola, me llamo Iñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate a morir”.
 Continuar leyendo "La princesa prometida (“The princess bride”). Rob Reiner, 1987."

Matar a un ruiseñor (“To kill a mockingbird”). Robert Mulligan, 1962.

Matar a un ruiseñor.

Comienzo por el principio: los títulos de crédito. Que maravilla; esos objetos que se nos muestran nos ofrecen la clave de la película: los recuerdos desde una visión infantil. “Matar a un ruiseñor” esta narrada desde el punto de vista de la hija del protagonista; desde sus recuerdos, ya adulta. Nos encontramos pues con una mirada inocente sobre los hechos que se relatan.

“Que no olvidase que matar a un ruiseñor era un grave pecado” porque “los ruiseñores no hacen otra cosa que cantar para regalarnos el oído”.

Continuar leyendo “Matar a un ruiseñor (“To kill a mockingbird”). Robert Mulligan, 1962.”

Los pájaros (“The birds”). Alfred Hitchcock, 1963.

Los pájaros.

Grande, grande, esta película. Es un compendio del cine de Hitchcock, con un atroz nivel de complejidad. Tratamos aquí con la fragilidad de las apariencias, con los efectos de la incomunicación y la purificación por el sufrimiento.

los pajaros

Continuar leyendo “Los pájaros (“The birds”). Alfred Hitchcock, 1963.”

My fair lady. George Cukor, 1964.

My fair lady.

“The rain in Spain stays mainly in the plain”, ¡qué peli más bonita! Está basada en la obra de teatro que Alan Jay Lerner y Frederick Loewe realizaron sobre la obra que el incisivo y ácido George Bernard Shaw escribió sobre el antiguo mito de Pigmalión. Pigmalión, rey de Chipre y buen escultor, realizó una imagen de Galatea. Y la hizo tan bella que se enamoró de la estatua. Rogó a Afrodita que le diera vida para poder amarla en la vida real. Y Afrodita le concedió el deseo.

my fair lady

Continuar leyendo “My fair lady. George Cukor, 1964.”

Las cuatro plumas (“The four feathers”). Zoltan Korda, 1939.

Las cuatro plumas.

Una gran película de aventuras. Una gran película bélica. Una gran película de amor. Todo esto, y algo más, es la película rodada por Zoltan Korda en el año 1939 basada en una novela victoriana de Alfred Edward Woodley Mason. El honor y la cobardía, la lealtad y el amor son los grandes asuntos de que trata esta maravillosa película.

Podemos distinguir claramente dos partes en esta película. En la primera nos presenta a los personajes, con una gran perfección en el trazo de cada uno de ellos y de sus motivaciones. La segunda parte es la aventura, las diversas situaciones por las que van atravesando cada uno de ellos. El ritmo de la narración es sensacional y esta perfectamente sostenido.

Continuar leyendo “Las cuatro plumas (“The four feathers”). Zoltan Korda, 1939.”