Los periódicos.

Parece que se ha celebrado en Madrid un acto “multitudinario” en apoyo de la continuidad del diario “Público”, actualmente, como media España, en concurso de acreedores y con un ERE (para los que no seáis andaluces, Expediente de Regulación de Empleo). Parece que la solución pueda venir por ampliar la participación y dar entrada en el capital a todo aquel que lo desee. Hubo, como no podía ser de otra manera, lectura de manifiesto, e insistencia en el valor de la lucha por la democracia y la libertad que representa este periódico; Sabina versificó. Según se afirmó en el evento los poderes económicos aplastan cualquier conato de rebeldía contra el neoliberalismo y el capitalismo. Menos mal que lo aclararon, porque yo, que debo ser muy bruto, pensaba que es que el periódico no lo compraba ni el tato.

Por cierto que precisamente “Público” trae hoy una noticia cuyo titular ha hecho que me envare como si me hubieran metido un palo por…: “El censo “invisibiliza” la realidad de las familias homoparentales”. Me permito reproducir el comienzo: “A través del Instituto Nacional de Estadística se arrojan datos públicos a través de los cuáles la sociedad se piensa y se crea una imagen de sí misma. Hoy la realidad en España es que hay cientos de miles de familias con dos progenitores del mismo sexo. Sin embargo, estas realidades quedan invisibilizadas y excluidas del censo (…)”.

El INE “invisibiliza” a las familias homoparentales, según denuncia la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB –que ya hay que ser gilipollas para poner unas siglas como esas-). Estaría bien tener que repetir el Censo por esto; y poner todas las opciones posibles. Tal como el primer cuestionario saliera de la imprenta habría alguna otra asociación que afirmaría que la preguntita vulnera el derecho a la intimidad.
Se celebra en Sevilla estos días el juicio contra Josefa Medrano, intelectual de prestigio, para quien la Fiscalía pide 7 años de inhabilitación por “ilegalidad grosera”. Esta señora fue quien vetó el acto en homenaje a Agustín de Foxá. Medrano afirma que creyó que el “espíritu de la Memoria Histórica me podía amparar”. La concejala ha manifestado que cuando tomo la decisión de revocar el permiso para la realización del acto “desconocía” la faceta literaria de Foxá. En esto llega el coordinador regional de Izquierda Unida, Diego Valderas, diciendo que Medrano es “nuestra Garzón” particular. Y Torrijos, el de la mariscada, no se acuerda de nada. Delicioso.
Vamos que de un tiempo a esta parte leer el periódico se ha convertido para mí en una especie de acto cómico: el arzobispo de no sé dónde cuestiona que la Vicepresidenta del Gobierno sea pregonera de la Semana Santa por haberse casado por lo civil; otro arzobispo -es que hay muchos- afirma que los gays no son adecuados para la sociedad; en un juicio que se celebra en España hay observadores internacionales, como si esto fuera Sierra Leona; José María Ruiz Mateos afirma que siempre ha trabajado para la clase obrera; Iñaki Urdangarín ha pagado muchísimos impuestos, o, lo mejor de todo, Lucía Echevarría ha colgado en Facebook una foto en bolas. ¡Qué horror!