Arturo Pérez-Reverte: “…habían visto de verdad…”.

“… habían visto de verdad la muerte cara a cara, sin paños calientes ni heroicos redobles, sino a oscuras y casi por la espalda, cual ratas en un callejón distante varias leguas de todo lo remotamente parecido a la gloria. Experiencia que de vez en cuando no está de más vivan algunos miembros de las clases altas, demasiado acostumbrados a cascarla de perfil entre pífanos y tambores”.
 
El capitán Alatriste.

 

Henrik Ibsen: “Las verdades que acepta…”.

“Las verdades que acepta la mayoría no son otras que las que defendían los pensadores de vanguardia en tiempos de nuestros tatarabuelos. Ya no las queremos. No nos sirven. La única verdad evidente es que un cuerpo social no puede desarrollarse regularmente si no se alimenta más que de verdades disecadas”.

Un enemigo del pueblo.