Ricardo Vidal López 16 abril, 2014

Honoré de Balzac: “Querido mío, las almas delicadas, cuya fuerza se ejerce en una esfera elevada, carecen de ese espíritu de intriga fértil en recursos y combinaciones; su genio es la casualidad; no busca, encuentra”.

La misa del ateo.