Es menester ver.

El denominado “principio de responsabilidad” es utilizado en política como una especie de “olor a santidad” propio. El penúltimo en hacerlo ha sido, cómo no, mi amigo y presidente Zapatero. Para, a continuación, decir eso de que “los responsables políticos tienen que dedicar el mayor tiempo a los problemas de los ciudadanos”. ¡Y olé! Quizá es que yo soy poco asertivo. Pero me consta que los hagiógrafos más contumaces de nuestro insustancial presidente afrontarán nuevas batallas para fortificar tan filosófica y bondadosa proclamación.

Leo en El País que “Obama congela el gasto público de EE UU durante tres años”. Joder, como se entere Zapatero nos cambia otra vez todo.

Pero quizá no haga nada aún porque, como hace poco, en la fase previa a constituirse en líder mundial, ha descubierto el concepto de “gobernanza”, está demasiado liado para trajinar con las cosas de aquí. Todo el tiempo y el esfuerzo lo dedica a exportar el modelo socio-económico español que, en Europa, genera más dudas que un bolero de Los Panchos. Por cierto, puede haber algo más ridículo que un presidente de Gobierno, el nuestro, claro, pidiendo en Davos “fe en nuestro país, a pesar de las cifras”. A principios de los 90 recuerdo haber leído un artículo, creo que de Gabriel Tortella, que decía que “ser argentino es como tener una madre tonta”. Hay que joderse, 20 años después comienzo a comprenderlo.

Comienzan los problemas de policefalia de la Unión Europea. Mientras los dos presidentes de la UE pugnan por llevarse a su pueblo (en nuestro caso a Madrid, no a León) la Cumbre con Estados Unidos, desde la Casa Blanca han dicho que no tienen ganas de viajar. Zapatero que, como todos sabemos, es más internacional que los juanetes de una azafata, quiere que esta cumbre sea su mayor éxito, incluso más que la misa de febrero. Veremos… Parece que se va a anunciar por parte europea la suspensión de la cumbre.

Entre las noticias que voy leyendo me encuentro con algunas devastadoras, como por ejemplo, los nuevos 125000 parados que ha dejado el mes de enero y la caída en el número de afiliaciones a la Seguridad Social. Y las voluntaristas declaraciones del Ministro Corbacho: “Nuestras previsiones apuntan que a partir del segundo semestre el paro se haya ajustado totalmente”. En los análisis gubernamentales, como siempre, está la buena noticia de que la subida es inferior a la experimentada en enero de 2009. Es natural, el paro cada día sube menos porque cada día queda menos gente trabajando. En cuanto a la explicación que nos da el Secretario de Estado sobre el dato de la Seguridad Social es de premio: “las inclemencias climatológicas han agudizado el retraso en muchos casos del retorno de la afiliación de muchos trabajadores del sector de la construcción”. El meteorólogo de la Seguridad Social se llama Octavio Granado.

Sobre el aumento del desempleo creo que sería necesario indagar si en el resto de España puede existir una motivación similar a la que se da en Andalucía. Como sabréis hace unos días el Consejero de nosequé de la Junta de Andalucía explicó que el aumento del paro en Andalucía se debe al “efecto solidaridad”. El propio experto da la explicación: “cuando el cabeza de familia, normalmente un hombre que trabaja en la construcción, pierde el empleo, la respuesta del resto de la familia es inscribirse en las oficinas del Inem”. Es que no tiene precio, de verdad.

El nuevo debate, sobre la jubilación a los 67 años, es bastante interesante. Está, por un lado, lo que dice el Hijo del Viento, por otro, los Sindicatos, por otro el insípido Rajoy, más la CEOE. Y, además, claro, el ya tradicional maremágnum progresista de los Salgado, Corbacho, Pajín, Caldera y algunos otros más. El amigo Corbacho dice ahora que nuestra Seguridad Social tiene una salud de hierro. Debería preguntar al Secretario de Estado si el inclemente, derechista, antipatriota y machista clima no va a alterar esa salud. Mientras tanto, José Blanco dice que “podemos llegar en pocos años a una situación en la que menos de la mitad de la sociedad (activos) tengan que sostener a la otra mitad (inactivos) por distintas razones”. En su opinión, “a medio plazo, esto no es sostenible. Y no es razonable” (El País). Si el primer día, con la boca llena, porque por fin han tomado una medida, decían que es un “ejercicio de responsabilidad” ahora, después de que los amiguitos de CCOO y UGT les hayan dicho que anden con ojo, estamos en el clásico “hay que matizar y consensuar”. ¿Dónde narices han aprendido nuestros políticos, de todos los colores, qué es la responsabilidad? ¿Quién se lo ha explicado? ¿Qué les han dicho? Porque para redondear toda esta impresionante carajotada dice la emética Salgado que confía en llegar a un acuerdo porque todos saben que es un problema de demografía. Mi amiga Patricia me dice que estoy un poco crispado políticamente. Que va, Patricia, lo que estoy es hasta los cojones de ver, escuchar y sobre todo sufrir a nuestra yerma, estéril, inepta, ineficaz, vana, incapaz y torpe clase política. Porque con este tipo de gente no nos saca de ésta ni Dios. Así que, sí, estoy más cabreado que un cartero buscando el Barrio Sésamo.

Leo en Público que nuestra inconsistente Ministra de Igualdad e Inequidad, Bibiana Aído, apunta a que “para reactivar el pulso económico es necesario que se incorporen medidas para romper la segregación profesional de las mujeres y que crezca su presencia en los sectores empresariales”. Pues claro que sí, bonita.

La semana pasada Bruselas desbloqueó las ayudas al cine español. Si recordáis se bloquearon a mediados-finales de noviembre y nuestra ínclita Ministra del ramo dijo aquello de que “es una práctica habitual, y si la orden no se aprueba en un mes, como esperábamos, se aprobará en tres o cuatro meses, no pasa nada”. Tiene narices por que, a pesar de que finalmente parece que se resolverá, no ha acertado. No ha sido ni uno ni tres ni cuatro: han sido dos. En lo que sí acertó plenamente es en que, como siempre, “no pasa nada”. Por cierto, que González Sinde ha anunciado que ella también va a crear un comité de sabios para la regulación de Internet. Y yo me pregunto ¿hay tantos sabios como para que cada uno que tiene un problema cree un comité de idems?

El lenguaje periodístico es curioso; mirad: “Los camareros absorben el doble de humo de tabaco que los demás” (El País). Supongo que el texto del artículo explicará el asunto. Yo lo primero que he pensado es que efectivamente para ser camarero hay que tener una dotación genética particular que haga especialmente tolerante a la absorción de humo de tabaco y a comentarios estúpidos de clientes.

Leí hace unos días, en ABC, unas declaraciones del presidente de CEOE y empresario de Air Comet que son de lo más edificantes. Pero me gustaría antes recordar que todo lo ocurrido con los viajeros de Air Comet durante la navidad sigue sin estar resuelto. Peor aún. ¿Cómo van a volver? Como la navidad terminó, y con ella los buenos sentimientos y los titulares, ya nadie se hace cargo de la situación de esa gente. Pero a lo que iba. ¿Cómo es posible que el presidente de los empresarios diga que con Air Comet le tocó un número malo en la lotería? ¿La idea que quiere transmitir este señor es que los empresarios son unos jugadores, unos señores que viven de las apuestas? Pues si que estamos bien.

Leyendo La Vanguardia me acabo de enterar de algo que cambiará mi vida y por mor del efecto mariposa también la vuestra: “Los chimpancés libres son más solidarios que los de los zoos”. Según el estudio de unos científicos alemanes “ayudar sin recibir nada a cambio entre miembros sin relación familiar” no es un comportamiento exclusivamente humano. Para que veáis que no sólo en España tiramos el dinero.

Y en ABC: “La religiosidad frena los efectos del alzheimer”. El estudio lo ha hecho un grupo de científicos italianos. Es una pena no tener todos los datos, porque estoy casi seguro de que de ellos se podría extraer también la siguiente conclusión: “Ser católico disminuye el riesgo de alzheimer”.

Bueno, voy a ir terminando, comentándoos que ya sé lo quiero ser de mayor. Quiero ser flipador profesional. Ahora flipo, pero como aficionado. Y me gustaría que me pagaran por ello. Mirad: “España impulsará erradicar los estereotipos sobre la mujer en la comunicación” (ABC). Bibiana Aido afirma que “los estereotipos de género continúan sesgando y condicionando el desarrollo profesional de las mujeres”. Apostillaría yo algo más: ¿Y qué podríamos decir de los estereotipos de número?… Si leéis el artículo aprenderéis cantidad de cosas y cosos, entre ellas que estos tipos y tipas creen que están ahí para “reflexionar”, “reclamar” y “apoyar”. Así nos va a los que de verdad tenemos que trabajar.