Algunas certezas.

Nuestro país debe ser el más democrático del mundo a la vista del número de elecciones que venimos padeciendo los ciudadanos para que luego nuestros elegidos sean incapaces de elegir. Y digo padeciendo no porque ir a introducir un papelito dentro de una cajita suponga un gran dolor, sino porque para llegar a ese momento y acto clave de la penetración debemos sufrir las insufribles soflamas de quienes dicen tener las llaves de la razón política.

De entre todos los candidatos, de todos los partidos, de todas las demarcaciones, únicamente he visto una declaración absolutamente razonable. Y, claro, no podía ser otro que Fernando Savater: “¡No me dejan leer!“. Se queja, pero asume, el “embolao” de su candidatura y la campaña. Aparte de lo que dice Savater, santo fundamental de mi impío santoral, no he visto hasta el momento nada positivo.

Continuar leyendo “Algunas certezas.”

El salario del miedo (“Le salaire de la peur”). Henri-Georges Clouzot, 1953.

El salario del miedo, de Henri Georges Clouzot (1953).

En algún lugar de Sudamérica, sitiados por el calor y la miseria, un puñado de hombres huidos de Europa tras la Segunda Guerra Mundial, pasean sus polvorientos espíritus por las polvorientas calles de una ciudad polvorienta. Aquí no hay nada, sólo el pasar del tiempo, junto a la puerta de la cantina. Sólo Mario (Yves Montand) tiene el entretenimiento adicional de divertirse con Linda (Vera Clouzot), la sexualmente servicial camarera de El Corsario Negro, que destila una sensualidad felina en cada aparición en pantalla.

Continuar leyendo “El salario del miedo (“Le salaire de la peur”). Henri-Georges Clouzot, 1953.”

De polvos y lodos.

Es lo que tiene vivir en una sociedad hipotecada; el banco, ya se sabe, siempre cobra. Y para poder pagar tenemos que seguir pidiendo prestado. Yo no tengo claro si las medidas del gobierno servirán para algo, y creo además que pecan de injusticia en muchos casos; lo que parece evidente es que esas medidas no dejan de ser el cumplimiento de las órdenes que nos dan quienes nos prestan el dinero.

Continuar leyendo “De polvos y lodos.”

Y tal, y tal,…

De un nombre tan rimbombante como “Coalición de Creadores” no podía salir nada bueno. Que el proyecto de ley del Gobierno construya una Comisión de Propiedad Intelectual es un privilegio que se les otorga a los propietarios de derechos de autor frente a los titulares de otro tipo de derechos. Esta Comisión, perteneciente al Ministerio de Cultura, será la encargada de iniciar los procedimientos administrativos contra las webs. Como es natural el procedimiento no será ni inmediato ni simple. De todas las reacciones y declaraciones que he leído me quedo con la del chico que tenía un abuelo picador, allá en la mina: “si en tu boda pagas por los langostinos, también tienes que pagar por la música”. Y además insinúa que se haga cargo de esto la Guardia Civil. Vivir para ver.

Continuar leyendo “Y tal, y tal,…”